Cajamar ES91 3058 5011 53 2810022097

LA IMPORTANCIA DE LA CHAPA IDENTIFICATIVA.

 

Por desgracia, es habitual encontrarnos con avisos de perros perdidos/encontrados prácticamente a diario.

Si estamos en la situación de ser los que nos hemos encontrado a un animal, basta con un poco de tiempo y de buenas intenciones, para acercarlo al veterinario más cercano, para que compruebe si tiene microchip. Claro, que para ello, esto debe ocurrir de lunes a viernes de 10.00 a 20.30, o bien un sábado de 10.00 a 14.00, y a ser posible en una población que disponga de uno. Si te lo has encontrado un sábado a las 16.00 o en un día festivo... entonces, ya se necesita algo más que tener buenas intenciones. Otra alternativa, sería la de avisar a las autoridades pertinentes, aunque la experiencia nos dice, que en demasiadas ocasiones, éstas no nos solucionan nada.

Si bien, si tu caso es el de haber perdido a tu perro... debes de cruzar todos los dedos de las manos y los pies, para que éste, rápidamente dé con alguien que de verdad quiera ayudarle. Hay que reconocer, que no todo el mundo está dispuesto a coger a un perro que parece desorientado por el campo, la ciudad o por una carretera, a metérselo en el coche y llevárselo a su propia casa, hasta que tenga la oportunidad de que alguién compruebe si tiene microchip, o si el dueño coloca algún cartel dando el aviso.

¿No creéis que todo esto sería muchísimo más fácil si colocáramos a nuestro animal una chapita con nuestro número de teléfono? De este modo, seguro que cualquiera que vea a un perro con collar y que aparentemente esté perdido, al ver una chapa con un número de teléfono, lo primero que hace es llamar a dicho número. Ahora todos llevamos un móvil encima y aunque no nos gusten los perros, no cuesta nada, pegar un toque y esperar a oir la voz de ese dueño, que seguramente lo esté buscando desesperadamente.

Es un pequeño gesto, que cuesta muy poco y con el que podemos hasta salvar la vida de nuestra mascota. Cuando un animal se pierde... cada minuto cuenta.